Enfoquese en las oportunidades

Cómo mantener su pequeña empresa a flote durante tiempos difíciles

Si usted es dueño de un pequeño negocio y las ventas se están desplomando, el futuro podría parecer sombrío. ¿Qué puede hacer para sobrevivir en tiempos de tormentas económicas? Desafortunadamente, no hay un libro de pasos a seguir para “mantener la nave a flote”. Cada pequeña empresa es diferente y cada una lleva sus propios riesgos y recompensas. Tales diferencias hacen poco realista copiar al pie de la letra la estrategia de otra empresa. Sin embargo, hay algunas estrategias generales que los propietarios de negocios pueden seguir

 

Mire el cuadro completo

Las personas tienen tendencia a atacar los problemas más obvios con vigor y sin vacilación. Esto es comprensible, y tal vez el enfoque tenga sentido desde el punto de vista comercial en algunas situaciones. Sin embargo, también es aconsejable mirar el “cuadro general” para hacer un cambio positivo y duradero, comprender el tamaño y alcance del problema y entender el modelo de negocio de una empresa, y cómo entran en juego sus fortalezas y debilidades.

Por ejemplo, supongamos que un propietario de una pequeña empresa descubre que dos empleados están cometiendo errores consistentemente con el inventario que causa que ciertos suministros estén sobreabastecidos o subabastecidos. Mientras que una reacción instintiva puede ser despedir a esos empleados, otro enfoque podría ser examinar si el gerente que los contrató y supervisa ha capacitado adecuadamente a estos empleados, o si el gerente es el problema real. Al igual que en la inversión, mirando el tema desde una perspectiva descendente es posible reducir o eliminar la posibilidad de que estos problemas vuelvan a ocurrir.

Usando el ejemplo anterior, un gerente podría despedir a los dos empleados propensos a errores, o quizás incluso al gerente, sin pensarlo dos veces. Esto podría dañar el negocio. Una simple capacitación para ese gerente podría ser una mejor alternativa que el despido.

Tomar un enfoque de arriba hacia abajo y entender los verdaderos problemas que están retrasando su negocio le ayudará a entender las fortalezas de la empresa, así como sus debilidades, y evitar que el cambio afecte adversamente las ventas futuras.

 

Haga un inventario del personal

La nómina de pago es a menudo uno de los principales costos que tiene el dueño de un pequeño negocio, por lo que asegurarse de que el dinero está bien gastado tiene sentido. Esto puede implicar una revisión exhaustiva del personal -tanto cuando surge un problema como durante el curso normal de los negocios- para asegurarse de que las personas adecuadas estén a bordo y hagan su trabajo de manera efectiva.

Contratar a un trabajador que cueste un 20% más que el trabajador medio pero que trabaje un 40% más eficazmente tiene sentido, sobre todo en períodos de crisis. Al buscar constantemente currículos y entrevistas de personas nuevas, los dueños de negocios pueden hacer cambios al personal cuando sea necesario para aumentar la eficiencia.

 

Ponga atención a las pequeñas cosas

Aunque es importante mantener un ojo en el panorama general, un dueño de una pequeña empresa no debe pasar por alto las cosas más pequeñas que pueden tener un impacto adverso en el negocio.

Un árbol grande que obstruye la visión del público sobre el negocio o la señalización de la compañía, estacionamientos inadecuados, falta de acceso a la carretera/tráfico o publicidad ineficaz son ejemplos de pequeños problemas que pueden poner una gran abolladura en la línea de fondo del negocio.

Considerar y analizar los numerosos factores que atraen a los clientes en la puerta puede ayudar a identificar algunos problemas. Revisar sus gastos trimestrales línea por línea también puede ayudarle a aislar e identificar áreas problemáticas.

 

No Sacrificar la Calidad

Si el problema es un problema de producto tiene sentido atacarlo de frente. También tiene sentido permanecer a la ofensiva y lograr que los empleados se sumen a los cambios que se están haciendo. Sin embargo, los propietarios deben ser conscientes de no sacrificar la calidad al hacer estos cambios en el producto.

Los dueños de negocios que buscan mejorar los márgenes en un producto en particular deben tener cuidado de hacer cambios dramáticos a componentes particulares. Por ejemplo, si una pizzería está pasando por un período seco, el dueño podría tratar de expandir los márgenes por pastel comprando queso más barato o ingredientes de salsa. Sin embargo, la estrategia podría resultar contraproducente si los clientes no están satisfechos con el sabor (calidad) de la pizza y las ventas disminuyen. La clave es hacer recortes de costos y otros, manteniendo la calidad del producto terminado.

Mantener una pequeña empresa a flote en tiempos difíciles es a menudo un reto. Esto se debe a que no existe un libro de tips o consejos generales para empresarios y dueños de negocios, y porque cada situación de negocio es diferente. Sin embargo, debido a que muchas pequeñas empresas son lideradas por emprendedores muy apasionados, poner atención a los detalles puede asegurar que un negocio navegue directamente hacia tiempos económicos más tranquilos y prósperos.

 

 

Artículo traducido y adaptado de Investopedia

 

Raúl Vittor Alfaro es un ingeniero civil y empresario peruano. Se inició como empresario en el año 1962 como persona natural, con un capital mínimo y comenzó a licitar obras del Estado en el Perú.