7 estrategias para pequeñas empresas

7 estrategias útiles para pequeñas empresas

Si usted es dueño de una pequeña empresa, ya sabe que no hay un modo “fácil” cuando se trata de comenzar y hacer crecer su negocio. Pero hay maneras de hacerlo un poco más fácil, como esperamos que lo hagan estos consejos y estrategias.

 

  1. Conecte

Hay dos buenas razones para conectarse con mentores y compañeros: Una es la empinada curva de aprendizaje que viene con ser dueño de un pequeño negocio. En segundo lugar, e igualmente importante, ser un empresario puede ser solitario, especialmente en los primeros días cuando usted podría estar trabajando desde un sótano u oficina en casa. El desarrollo de una red le da un fuerte sistema en el que apoyarse. En la mayoría de los casos, necesitará la ayuda de otras personas si quiere hacer algo grande. Otro par de ojos puede hacer una gran diferencia cuando se trata de tomar las decisiones correctas para iniciar y hacer crecer su negocio.

 

  1. Involucre a los expertos

Muchos propietarios de pequeñas empresas tratan de ahorrar dinero haciendo todo ellos mismos – desde el diseño web y la comercialización, hasta la contabilidad y la declaración de impuestos. Esto puede ser un gran error. Una razón es que usted simplemente no puede ser muy bueno en hacer todo (no hay vergüenza en eso). ¿Quiere que su sitio web parezca amateur? ¿Quiere adivinar cuáles son las estrategias de marketing más efectivas? Por supuesto que no – así que contrate  profesionales que puedan hacer el trabajo correctamente. Y tenga en cuenta, incluso si usted es competente en la ejecución de todos los aspectos de su negocio, probablemente no hay suficientes horas en el día de trabajo para hacer todo bien.

 

  1. Haga los cálculos

Mientras que usted definitivamente necesita un profesional para hacer sus libros, eso no significa que usted puede omitir las finanzas por completo. Muchos propietarios de pequeñas empresas lo hacen, confiando en los estados de cuenta bancarios para evaluar su solidez financiera. Esta es una oportunidad perdida. Las declaraciones de ingresos, balances y estados de flujo de caja pueden ser intimidantes (en el peor de los casos) y aburridos (en el mejor de los casos), pero sirven como boletas de calificaciones para su negocio. Ver estas finanzas regularmente puede ayudarle a tomar mejores decisiones financieras, de inversión y de administración.

Los estados financieros también le obligan a mirar más allá del número en el que la gente tiende a centrarse: los ingresos. Los ingresos son importantes, pero no cuentan la historia completa. Por ejemplo, usted podría ganar $1 millón durante su primer año de negocios, pero si gasta $2 millones para que esto suceda, tiene problemas. Es más importante ver las ganancias: sus ingresos totales menos los gastos totales. La clave para impulsar el crecimiento de los negocios es la creación de beneficios.

 

  1. Aprender del fracaso

Como pequeña empresa, va a cometer errores, especialmente si adopta el mencionado enfoque de “falla rápida”. Así que en vez de ser aplastado por esos errores, confieselos, aprenda de ellos y siga adelante. Pregúntese a si mismo: ¿Qué salió mal? ¿Cómo podría haberse evitado esto? ¿Qué puedo aprender de esto? ¿Cómo puedo evitar cometer el mismo error en el futuro? Como dijo Theodore Roosevelt: “El único hombre que nunca se equivoca es el hombre que nunca hace nada” (y eso vale también para las mujeres).

 

  1. Migre a lo Digital

Como todo negocio, usted tiene que trabajar para conectar sus productos con los clientes que los quieren. Si bien hay muchas maneras de hacer que su marca salga al mercado, Internet puede ser uno de los métodos más eficaces para muchas empresas. Una de las razones es la gran cantidad de personas que están en línea todos los días – en computadoras, laptops, tabletas y teléfonos inteligentes. Aquí hay algunas estadísticas interesantes:

Hay 3.010 millones de usuarios activos de Internet (42% de la población mundial).

Cerca de 2.100 millones de personas tienen redes sociales (29% de la población mundial).

El 75% de los estadounidenses en línea dicen que la información sobre los productos que se encuentra en las redes sociales influye en su comportamiento de compra y aumenta la lealtad a la marca.

Los medios sociales son la segunda forma más probable de que los Millennials aprendan sobre nuevos productos (sólo unos pocos puntos porcentuales por detrás de la publicidad en televisión).

El 33% de los consumidores dicen que las redes sociales son la forma en que descubren marcas, productos y servicios.

A medida que los medios sociales continúan cambiando las formas en que las personas se comunican, se convierten en una herramienta cada vez más importante para las pequeñas empresas, aumentando la conciencia de marca, aumentando las ventas, publicando productos, distribuyendo contenido y mejorando el servicio al cliente. “Cuando se trata de recomendaciones para productos y servicios, la gente confía en la gente que conoce mucho más que en cualquier campaña de marketing sofisticada”, dice la estratega/productora de marketing web Hannah Grace Twigg de HannahGraceCole.com.

 

  1. Gastar dinero

Es normal tratar de mantener los gastos bajos, especialmente al principio cuando no se gana mucho dinero. Pero esto puede ser un gran error – uno que puede evitar que su negocio crezca. Usted podría tener el mejor producto en el mercado, por ejemplo, pero si usted no tiene un presupuesto para la publicidad de ese producto, va a ser mucho más difícil para sus compradores potenciales poder encontrarle (lo que significa menos ventas). A pesar de que duele perder miles de dólares en una campaña publicitaria, puede valer la pena si aporta decenas de miles de dólares en ingresos. La clave, por supuesto, es asegurarse de que el dinero que usted gasta se gasta sabiamente, por lo que es importante hacer un seguimiento de sus resultados.

 

Conclusiones finales

Algunas de estas estrategias pueden parecer contrarias a la intuición, es cierto. Pero creemos que no es de los que siguen los caminos convencionales. De lo contrario, usted no estaría asumiendo el papel desafiante, pero extremadamente gratificante, de emprender.

 

 

Artículo traducido y adaptado de Investopedia

 

Raúl Vittor Alfaro es un ingeniero civil y empresario peruano. Se inició como empresario en el año 1962 como persona natural, con un capital mínimo y comenzó a licitar obras del Estado en el Perú.