Coaching y equipo de trabajo

Coaching vs gestión: Motive a su equipo de trabajo

Para ser un líder efectivo, usted necesita entender la diferencia entre entrenar y dirigir a su equipo. Un coach asume un papel mucho más dinámico que un manager. Un gerente se encarga de poner en marcha sistemas logísticos pragmáticos. Un entrenador está ahí para ayudar a inspirar al equipo a rendir al máximo de su nivel.

 

Coaching vs Gestión

Una de las distinciones más importantes entre las dos es que, en general, la gestión se centra más en dar dirección y está desprovista de inspiración. Como coach, puedo instruir a todos en la oficina en los principios de gratitud, empatía, responsabilidad y comunicación efectiva. Pero, necesitamos orientación gerencial en lo que estamos encargados de lograr diariamente. Si no existen sistemas o procesos, no se va a hacer mucho.

Con la gestión, si sólo existen reglas, procedimientos y sistemas, pero no hay motivación para inspirar a un equipo a que se aplique a sí mismo para lograr el máximo rendimiento, nunca verá completamente los resultados deseados.

Si, como yo, usted encuentra que entrenar a la gente es un proceso mucho más agradable, haciendo cosas como empoderar a los individuos con valores duraderos y creando una visión, entonces busque contratar a alguien para que dirija el aspecto administrativo del negocio. Encuentre a un experto con herramientas como Excel; alguien que pueda hacer cosas como crear PowerPoints, organizar listas, supervisar a los miembros del equipo, hacer un seguimiento del progreso y asegurarse de que todo funcione sin problemas.

 

Comunidad de Coaching

Todo el mundo se las arregla hasta cierto punto, pero no todo el mundo entrena. Es por eso que tener un ambiente de coaching en su empresa es sumamente importante

Establezca niveles de mentores, desde sus ejecutivos hasta sus pasantes.

Tener valores que usted enseña, sin importar el trabajo que tenga una persona.

Anime a las personas a seguir siendo lo mejor de sí mismas, no sólo a completar sus tareas dentro de un período de tiempo específico.

Utilice estas estrategias para formar su negocio en uno enfocado en entrenar y empoderar a otros.

 

Entrene y sea entrenado

También es importante entender cuál es su papel en ser entrenado. El mejor enfoque que puede tomar para aprender es una actitud de: “Voy a escuchar. Voy a trabajar con otros. Voy a hacer que me escuchen. Entonces, voy a enseñar a alguien más a hacer lo mismo.”

Así es como el coaching pasa de la etapa de aprendizaje a la etapa de ejecución, y luego a la etapa de equidad. Recuerde, todo está en grados, no en absolutos. Piensa en qué porcentaje es ested un coach, qué porcentaje es un manager y qué acciones toma en cada rol. Esté consciente de cuándo necesita entrenar y cuándo necesita gestionar.

 

Entrene a su equipo

Un buen entrenador ilumina los errores.

Uno de los mejores ajustes que le he hecho a mi negocio es la implementación de un “premio impositivo ficticio”. Todos en la compañía (incluyéndome a mí) compartimos cuál fue su error más grande durante la semana y cómo impactó el negocio. Luego, identificamos el principio o estrategia que podría haber evitado este error. Pero no nos limitamos a iluminar los errores, recompensamos al blooper “más grande” con una bonificación.

La parte más difícil de cometer errores es ser responsable. Confesando. La responsabilidad le obliga a ser honesto, primero consigo mismo y luego con los demás.

Como entrenador, usted quiere que su equipo crea que son 100 por ciento responsables de sus errores. Usted quiere que se pregunten qué hicieron para atraerlo a su vida, y qué pudieron aprender de él. Thomas Edison falló más de 2000 veces tratando de inventar la bombilla. ¿Dejó que eso lo derribara? ¡No! ¡Su perspectiva: “Aprendí 2000 maneras de no hacer una bombilla!”

 

Constante entrenamiento de habilidades

Un principio básico del coaching es que trabaja para mejorar las habilidades de las personas. Aporte su conocimiento de la situación a su equipo y proporcione un apoyo constructivo. Independientemente del trabajo que desempeñe una persona, un buen entrenador se encarga de que mejore de manera consistente y persistente sus habilidades aplicables.

Como coach, usted también ayuda a identificar las deficiencias de los individuos y grupos y los empodera con la orientación necesaria para corregir esas habilidades ineficaces. Un gerente simplemente señala las deficiencias. Un entrenador le muestra al equipo un camino para evitar o corregir las deficiencias.

 

El Enfoque del Entrenador

Piense en la frecuencia con la que la gente opera en piloto automático, simplemente haciendo los movimientos. Es su trabajo como entrenador ayudar a estas personas a identificar las formas en que se están posicionando para fracasar y luego proporcionarles un plan para cambiar su enfoque. Haga que su equipo sea responsable de sus errores y hágase responsable de su mejora.

Si bien entrenar a un equipo es más complicado que dirigirlo y puede ser más agotador, si hace bien su trabajo, también resultrá ser mucho más gratificante.

 

 

Artículo traducido y adaptado de Entrepeneur

 

Raúl Vittor Alfaro es un ingeniero civil y empresario peruano. Se inició como empresario en el año 1962 como persona natural, con un capital mínimo y comenzó a licitar obras del Estado en el Perú.